Quiénes Somos


Cuando vine a vivir a este municipio (Valdeolea),  tenía claro que, al margen de un trabajo que me permitiera vivir, tenía que intentar una actividad agropecuaria que pudiera asumir de forma sencilla. La idea del vivero de huerta ecológica surgió en un curso sobre agricultura ecológica. Durante la visita práctica a un gran invernadero en Asturias, el productor comentaba la falta de viveros que facilitaran la labor del agricultor, que se perdía mucho tiempo y espacio en esta tarea.
El año 2009 empecé esta aventura de producir plantón ecológico para huerta. Los trámites administrativos necesarios para poder vender al público han costado más de lo previsto, y encontrar las variedades y el método adecuado para este territorio de montaña está siendo otro reto. 
Aquí, en la zona, hay cada vez una mayor demanda de productos ecológicos, y las huertas para consumo propio también están optando por esta forma de cultivar. Así fue como me decidí a emprender esta actividad.
Ésta es mi segunda temporada, corrigiendo errores, cometiendo otros, aprendiendo nuevamente… Aún no cubro gastos, pero espero poder consolidar esta actividad como para que se constituya en mi fuente principal de ingresos. Pero ver crecer los tomate, pimientos, pepinos, lechugas de todos los colores… parece un pequeño milagro, y es inmensamente satisfactorio, por lo menos para mí.

*  *  *



Es un trabajo que requiere de toda la atención y de muchas horas en el momento cumbre de la producción, entre finales de enero y principios de junio, que es cuando se siembra todo lo que se produce aquí.  Y como la planta da un beneficio de céntimos hay que plantar mucho para poder vivir de ello. 
Para una sola persona se hace casi imposible asumir esta tarea, que se continúa en la huerta para reproducir las semillas, viendo comportamientos de crecimiento y producción, eligiendo variedades y descartando otras...
Hasta ahora había contado con el apoyo puntual de familia y amigos que se trasladaban unos días desde Madrid para echarme una mano. O algún vecino que siempre está dispuesto a ayudarme. Pero con eso no bastaba. Había que tomar una decisión: o abandonar este "hobbie demasiado caro" o poner toda la carne en el asador, ampliando y haciendo un equipo sólido y permanente.


En este año 2012 estreno compañeros de travesía. Elsa y Javi, dos buenos amigos, con los que siempre he podido contar,  y ahora más aún.
A partir de ahora hablo en plural.